viajerapunzel

viajerapunzel

viernes, 9 de agosto de 2013

Puerto de Santa María - Valdelagrana

No es un típico pueblo de playa. Es grande y es un sitio para vivir todo el año (aunque haya gente que lo use de veraneo).  Está muy bien comunicado con cercanías y enlaces a varias autopistas.
El municipio, al menos en verano, está masificado. Hay mucha aglomeración de gente y ya de coches no te cuento...

Por el pueblo transcurre un río y hay mucho ambiente para cenar, dar un paseo e ir de copas. A destacar entre los sitios de restauración, el Romerijo, un lugar donde compras el marisco al peso y te lo hacen en el momento. Eso sí, no hagas cola para sentarte en una mesa a comer/cenar; aquí aplican la ley del más rápido: cuando ves que alguien está terminando, te tienes que poner al lado de su mesa y en cuanto se levanten, sentarte tú corriendo.








También cuentan con un centro comercial y con playa (aunque yo no la conozco).

En el Puerto de Santa María se encuentran las bodegas de Osborne. Tengo entendido que se pueden visitar, pero yo no he ido nunca.
Entre los servicios que tiene el municipio, cuentan con un barco que sale cada poco tiempo y te lleva hacia Cádiz capital.

En mi caso, veraneaba en Valdelagrana, que pertenece al Puerto de Santa María pero está a unos 4 km más o menos.
Desde allí se ve toda la Bahía y la ciudad de Cádiz.


El problema de esta zona, como en el Puerto, es el tumulto de gente. Todo está llenó de edificios y urbanizaciones.




La playa la delimita la desembocadura del río que cruza el Puerto de Santa María y por otro lado Puerto Real (donde están las grúas de Navantia). 






A pesar de ser muy ancha y larga, está a rebosar, pero siempre encontrarás un sitio (no es como Benidorm que a cierta hora ya no cabe ni una sombrilla más).

Además es ideal para los niños, no cubre mucho y no suele haber oleaje (ya que está resguardada por la Bahía).
Tiene todos los servicios: socorristas, zonas de juegos como canastas y redes de voley, chiringuitos, alquiler de pedales...


La playa en sí llega hasta donde acaban las urbanizaciones. A partir de aquí, continúa hacia Puerto Real y empieza a estar más solitaria (la gente se queda en la zona de las urbanizaciones porque bajan con todos los bártulos y van al primer hueco que encuentran). 





Por detrás hay unas dunas que pertenecen a un parque natural y se puede andar por ellas a través de unas pasarelas de madera.



.
Eso sí, para caminar esta playa es estupenda: lisa, recta y muy larga. Lo malo es si empieza a subir y bajar la marea, que la gente aunque le cubra el agua por el cuello, no levantan su campamento de sombrillas, sillas y mesas, por lo que si vas andando tienes que empezar a hacer una carrera de obstáculos.



OJO: Si vais a esta playa en coche, mejor madrugad, aparcar es misión imposible, no hay parking público y solo te queda irte leeeejos a buscar un siito

El paseo está lleno de sitios para comer y cenar, heladerías, pubs y al final de este paseo suelen poner un mercadito todos los días.

Creo que este lugar es ideal para familias con niños sin renunciar a la calidad de la playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada